Factores clave para determinar la longitud correcta de una rampa de carga (II)

29 Junio, 2015

PORTAL DE RAMPAS INDUSTRIALES

PORTAL DE RAMPAS INDUSTRIALES


El éxito de nuestro anterior artículo sobre longitud correcta de una rampa de carga, nos anima a seguir compartiendo nuestra experiencia en este campo. Continuamos con los factores determinantes de la longitud necesaria para cada tipo de operación de carga/descarga.

Una incorrecta elección de longitud nos puede ocasionar dos tipos de problemas:

1. Problemas al acceder o descender a/de la rampa de carga desde/a tierra

Si la rampa es corta para la altura de carga exigida, nos ofrecerá una pendiente demasiado

pronunciada. Mayor que el 30% que especifica Riesgos Laborales como un máximo. En vehículos con morro largo, esto ocasiona un choque con la rampa antes de que las ruedas accedan a la rampa y comiencen a elevarlo.

En ese preciso instante, la operación de carga se ha fustrado y constatamos que hemos elegido mal. Si intentamos la carga en marcha atrás, arrastraremos el morro por el suelo encallando. Este problema no tiene fácil solución. Siempre podemos usar un bordillo de una acera para asentar la rampa y ganar unos centímetros que aminoren la pendiente. Sin embargo, no siempre dispondremos de una superficie elevada donde iniciar la operación.

Si la rampa es demasiado larga para la altura que debemos afrontar, el problema no es mucho menor.

Debido al corte de la base a 14º-15º, la rampa levantará el pie de entrada, ofreciendo un inesperado escalón de acceso.

En máquinas de rueda grande y neumática, superar el escalón no es difícil. Sin embargo, al pisar la rampa efectuaremos un efecto palanca sobre la rampa que elevará el extremo opuesto de la misma. Este problema puede solucionarse: podemos calzar el pie de la rampa en el suelo con un taco de goma cortado a la medida. El caucho debe ser capaz de soportar el peso de la operación.

Por esta razón siempre aconsejamos no quedarse corto en la elección de la medida. El exceso de longitud puede subsanarse pero una rampa corta y con pendiente excesiva, es un problema que no tiene una solución asegurada.

Utiliza la fórmula del primer artículo de esta serie para calcular adecuadamente la longitud necesaria. Tendrás una primera aproximación al modelo de rampa que vas a necesitar.

H = L x P    donde:

H = Altura de carga

L = Longitud de la rampa

P = Pendiente de carga en porcentaje

No todos los tipos de vehículos van a sufrir estos problemas: en general, cuanto menor sea la parte del vehículo que sobresale de los ejes (por delante y por detrás) más fácil será acceder a la rampa sin obstáculos. En la primera foto vemos un #Smart subiendo a 1,35m de altura con una rampa BO 40/25 de 4m de longitud para 2.500 Kg / par. La pendiente es del 33% y sin embargo, en el siguiente video, demostramos que es posible.

 

El Smart es uno de los vehículos con menor distancia sobresaliendo de los ejes. Cualquier otro vehículo con un morro más largo encallaría con la rampa al subir o con el suelo al bajar. Necesitaríamos una rampa de 4,5m o incluso de 5m de longitud para generar pendientes inferiores al 30% que
eviten estos atascos.

2. Problemas al acceder o descender a/de la superficie de carga

En este caso, sólo hay un tipo de problema: una rampa excesivamente corta nos ofrece una pendiente demasiado grande. Dependiendo de la altura libre del vehículo y su distancia entre ejes, aparecerá el indeseable panceo.

Una pendiente superior a la necesaria ocasiona que los bajos del vehículo o carga, choquen contra la superficie del transporte, en la zona entre el eje delantero y el trasero de la carga.

En máquinas autopropulsadas, llegados a este punto, es imposible avanzar ya que las ruedas patinarán al intentar traccionar.

Una vez más, habremos elegido una longitud de rampa demasiado corta para la altura y distancia entre ejes de nuestra carga.

Si además, la rampa tiene bordes de seguridad como ya mencionábamos en otro artículo de este mismo blog, el problema empeora: el borde interior de la rampa genera con mayor facilidad este contratiempo.

Por último, cabe señalar que las máquinas de rueda de oruga, ya sean de goma o de rueda metálica, no se ven afectadas por ninguna de estas incidencias. Normalmente traccionan en pendientes muy pronunciadas y no tienen problemas de morro o de panceo.

De otro lado, presentan otros inconvenientes como la distribución de carga de su peso total y la necesidad de rampas dentadas  para oruga metálica. Lo veremos en otro artículo.

Conclusiones

Una vez expuestas la totalidad de incidencias posibles en la elección correcta de la longitud, os preguntaréis:

¿Cómo diabl… puedo calcular la longitud necesaria dependiendo de mi máquina o vehículo?

De nuevo os aconsejo que recurráis a nuestra experiencia de muchos años resolviendo todo tipo de problemas de carga/descarga. Además, en nuestro próximo artículo os mostraremos una fórmula un tanto más compleja que la que venimos arrastrando. En ella se tienen en cuenta factores añadidos como la presencia o no de bordes, la distancia entre el eje delantero y trasero, la altura libre al suelo,  …

 

Oficinas centrales:

Pol. Industrial Caprabo C/Industria S/N Nave 1 – 08859 Begues

Tel: 93 664 26 79 / 93 639 22 12

* obligatorios